Que las hormonas gobiernan la vida de muchas mujeres puede sonar un tanto dramático y exagerado. Pero que encima estén relacionadas con que seamos más o menos atractivas, eso ya son palabras mayores.

Sin embargo, el idilio entre los estrógenos y la belleza viene de largo. Hay estudios curiosísimos al respecto en los que a más de uno y de una le hubiera gustado participar, como investigador por supuesto, que para que te saquen defectos nadie se ofrece.

Ahora veréis a que me refiero.

¿Alguna vez te has cruzado con una mujer, y así como el que no quiere la cosa, te has fijado en sus manos, en su cuello, en su rostro, has hecho un pequeño cálculo mental y has soltado una cifra, su edad, a modo de veredicto?

Pues algo similar hizo un grupo de científicos en un estudio sobre la estimación de la edad en la mujer, y resulta que a las que más años le calculaban, así a ojo sin más, eran las que menos estrógenos tenían circulando por su cuerpo. Por el contrario, las que aparentaban ser más jóvenes presentaban niveles muy elevados. Los resultados fueron sorprendentes, aunque criticables, porque no tuvieron en cuenta si eran fumadoras o no. Un detalle que a la piel rara vez se le pasa por alto.

Después le llegó el turno al atractivo. Y no uno, sino varios estudios coinciden en que las mujeres más atractivas, más femeninas y con aspecto más saludable  también tienen los niveles de estrógenos más altos. Incluso dentro del propio ciclo menstrual, resulta que los días en los que una está guapa a rabiar son los días en los que se es fértil, y por tanto, con los estrógenos disparados.

Pero como nada dura eternamente. Tras un período de pleno apogeo entorno a los 20, los estrógenos no hacen más que disminuir hasta aproximadamente los 50 años, que llega la menopausia y se produce la gran hecatombe. En cuanto a estrógenos se refiere, claro está, que no quiero que se deprima nadie.

¿Y qué le pasa entonces a nuestra piel? Pues de todo. Y quien ya haya superado la treintena asentirá. Para ser exacta y sin ánimo de parecer un anuncio de cosméticos: flaccidez, descolgamiento, manchas, arrugas… 

Los estrógenos hacen mucho por la piel. Mantienen un espesor adecuado de la dermis, la capa intermedia de la piel, aumentando la producción de elastina y colágeno, e impidiendo que este último se destruya.  Pero además, retienen el agua que hay en esta capa, con lo cual la piel está turgente y bien hidratada. 

Así que mientras están, ¡son una maravilla!

En la naturaleza nada ocurre sin sentido. El que una mujer sea, TÉCNICAMENTE, más atractiva durante la época fértil de su vida tiene su lógica. Al menos evolutivamente hablando.

La diferencia entre una mujer pre-menopáusica y otra post-menopáusica es, sin lugar a dudas, la capacidad que tiene la primera de traer criaturas a este mundo.  Como al fin y al cabo de eso se trata, de compartir tus preciados genes con el otro sexo, pues mejor hacerlo con quien se presente más joven y saludable, y te asegure larga vida para tu descendencia.

Y ojo, que esto no es cosa de hombres ni de mujeres, y mucho menos de religiones. Esto es cosa de nuestros genes, que son así de puñeteros.

Por cierto, la foto de ahí arriba es de mi abuela, un par de días antes de fallecer a los 98 años de edad.  Sin colágeno, ni elastina y muchísimas arrugas. Pero preciosa ella en todos los sentidos.

This post is also available in: Inglés

2 comentarios
  1. Ana Bejarano Carranza
    Ana Bejarano Carranza Dice:

    Lo que hacen los genes por la supervivencia de la especie!!!
    Pero el ser fértil tiene un precio y es vivir bajo la tiranía de las hormonas.
    Cuando apenas quedan hormonas de este tipo en nuestro cuerpo, se siente una liberación tremenda, ya no tienen poder sobre ti y, es verdad que la dermis se adelgaza que salen manchas, se arruga la piel… pero eres dueña de tu cuerpo, ninguna hormona dice cuando retienes más líquidos, estás más inestable, puedes quedarte embarazada…
    En resumen, todo un placer la liberación de las hormonas.
    No sé si estáis de acuerdo.

    4
    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.